martes, 28 de febrero de 2012

Pequeño resumen de la Historia Argentina

A grandes rasgos digo que la diferencio en tres períodos. El primero abarca casi todo el siglo XIX, el segundo hasta la década del 70, y el tercero hasta ahora.



Nuestro país pasó por un proceso de conformación que duró casi un siglo, más exactamente, el siglo XIX. Los grandes hitos en ese período fueron la Revolución de Mayo de 1810, la Asamblea de 1813, la Declaracion de Independencia de 1816, la sanción de la Ley de Presidencia y la Ley Fundamental en 1825, la Guerra con el Brasil, la Guerra Grande, la sanción de la Constitución de 1853, la reunificación de Buenos Aires y la Confederación en 1860, la Guerra de la Triple Alianza, las campañas a la Patagonia y el Chaco de la década de 1870, la federalización de la Ciudad de Buenos Aires en 1880, la Revolución del Parque de 1890, la reforma electoral de 1902, y, sumados a estos hechos concretos, procesos como el asentamiento de inmigrantes en el territorio, las políticas educativas, el impulso al laicismo, el surgimiento de partidos políticos nuevos, la llegada de nuevas ideologías, los tratados territoriales, las diferentes reformas constitucionales y la creación de los diferentes territorios nacionales. Otro proceso no menor que no puede ignorarse es el surgimiento de la clase media y una clase obrera, y las primeras señales de una diversificación económica.

Fue un período largo, no exhento de guerras civiles y momentos en donde no existía siquiera un estado centralizado. Esto debe tomarse en cuenta a la hora de analizar esta época. Fueron momentos en donde una vez conseguida la independencia se empezaron a dar pasos, aunque muchas veces de forma caótica, hacia la conformación nacional, social y territorial que el país tiene actualmente.

Dar fechas es algo siempre arbitrario, pero se puede ubicar de forma muy certera entre 1810 y 1904. Este período se inicia con la conformación del primer gobierno patrio y abarca las guerras de independencia, las guerras civiles y la posterior unificación, la sanción de la primera Constitución, la expansión territorial, el comienzo de la conformación social actual y la ubicación del país en el panorama económico y político a nivel mundial.

A partir de estos años es cuando el escenario empieza a cambiar drásticamente. Las clases medias y bajas de la Argentina ya empiezan a tener cada vez mayor protagonismo en la política. Lo demuestras la masivas manifestaciones obreras con decenas de muertos por la represión policial, la Reforma Universitaria y la llegada al Congreso del Partido Socialista y el Partido Demócrata Progresista. Pero sin duda el hecho más significativo fue la sanción de la ley electoral de 1912 y la elección para la presidencia de la UCR, en tres oportunidades.

No obstante, también es en estos períodos en donde las clases políticas más conservadoras buscan alejar a esas clases populares de la vida política. Esto se traduciría en los constantes golpes de Estado y fraudes electorales que signarían al país durante las siguientes décadas. Las Fuerzas Armadas se convirtieron en los procesos

Los intentos de restauración conservadora generaron también nuevas alternativas políticas. Una de ellas, y sin dudas la más importante e influyente, fue el peronismo. Las diferentes actitudes tomadas por los diferentes gobiernos entre las décadas de 1950 y 1960 estuvieron signadas por la presencia del peronismo.

Otra alternativa, pero menos significativa en comparación, fue la izquierda combativa. Ésta actuó por medio de los diferentes sindicatos, agrupaciones estudiantiles y organizaciones armadas.

En el plano económico se pasó de un modelo netamente agroexportador que tuvo sus períodos de prosperidad y ocaso a un modelo donde las actividades de esa índole se compensaban con una industrialización con sustitución de importaciones, sumados a la inversión extranjera y la presencia del Estado en sectores fundamentales como la extracción de recursos. Más allá de los momentos de crisis o de los diferentes lineamientos económicos de los gobiernos, la principal matriz económica no varió en su evolución.

De nuevo, poner fechas sería algo arbitrario. Pero se puede ubicar entre 1904 y 1973, el año en donde se volvió a la plena libertad electoral.

A partir de ese período comienza en nuestra historia un proceso turbio, donde se destruyeron las instituciones y se llevó a cabo un proceso de saqueo y desguace del Estado. Este proceso tuvos dos vertientes: El genocidio humano y el genocidio económico.

El genocidio humano fue iniciado por los gobiernos peronistas de la década de 1970 y llegó a su máxima expresión en la última dictadura. Miles de argentinos fueron secuestrados, torturados, asesinados y desaparecidos como parte de un plan de exterminio de la oposición política, fundamentalmente aquella que podía presentar alternativas reales al proceso antes nombrado. La continuidad de este genocidio se vio en las décadas de 1980, 1990 y comienzos del 2000, con la impunidad que los gobiernos democráticos dieron a los genocidas.

El genocidio económico dio sus primeros pasos antes del golpe, con el masivo endeudamiento y las primeras medidas centradas en el ajuste. Luego del golpe llegaron las medidas neoliberales, que contribuyeron a la concentración de la riqueza y a la destrucción de la industria local. En la década de 1980 aumentó considerablemente la pobreza, y en la década de 1990 este proceso llegó a su máximo objetivo, con las privatizaciones, la apertura económica y la convertibilidad. Todo esto llevó a la peor crisis económica y social de nuestra historia en el año 2001.

Hoy en día, bajo el peronismo kirchnerista, se ha revertido relativamente la impunidad por el genocidio de los 70 y 80. Pero sin embargo se sigue continuando con el modelo minero agro exportador que comenzó a delimitarse en la década del 90, no se detuvo la concentración de la riqueza ni la extranjerización desmedida. Las políticas macroeconómicas, en su matriz original, no se vieron afectadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada